Estrategias de desarrollo en la Cuenca de Barberà

Jordi París i Gabarró
Director de Concactiva, Organisme Autònom de Desenvolupament de la Conca de Barberà. Gerent del Consorci de Desenvolupament de l’Alt Camp, Conca de Barberà i Anoia.

La Conca de Barberà es una comarca de Cataluña situada al norte de la provincia de Tarragona. Tiene una extensión de Limita al Nord amb la Segarra, al Nord-est amb l'Anoia, al Sud-est amb l'Alt Camp, al Sud amb el Baix Camp, al Sud-oest amb el Priorat, a l'Oest amb les Garrigues i al Nord-oest amb l'Urgell.Els 650,2 km² de superfície de la comarca representen el 2,03% del territori de Catalunya i el 10.34% de la província de Tarragona.650 km² que representan el 2% del territorio de Cataluña y el 10,3% de la provincia de Tarragona. Forman la comarca 22 municipios, que incluyen 56 núcleos de población, con 22.000 habitantes aproximadamente. La capital de la comarca es Montblanc, con 7.000 habitantes, que conjuntamente con Espluga de Francolí con casi 4.000 habitantes, y Santa Coloma de Queralt con 3.000 habitantes, suman más del 60% de la población comarcal. La Conca de Barberà presenta una estructura territorial compleja aunque muy complementaria.

A mediados de los años 90 la Conca de Barberà optó a la gestión de una Iniciativa Comunitaria LEADER1, la cual tenía como objetivo fundamental favorecer la diversificación de los territorios rurales aplicando un programa de desarrollo rural endógeno basado en una metodología construida “desde abajo”, de modo que el propio territorio pueda decidir y gestionar su estrategia de desarrollo. En ese momento la Conca de Barberà no disponía de ningún proceso ni documento de planificación. El Consell Comarcal de la Conca de Barberà lideró el inicio de un proceso de planificación estratégica participativa, elaborando el primer documento de planificación llamado “Programa de Desarrollo Rural de la Conca de Barberà 1994-1999”, el cual recogía estratégicamente las acciones a desarrollar en el conjunto de la comarca de la Conca de Barberà, desde el ámbito público y privado, en un período de tiempo que coincidía con el de la programación de los Fondos Estructurales de la Unión Europea.

Cabe destacar un hecho importante por su relevancia futura ya que la Iniciativa Comunitaria Leader establecía que el organismo de gestión debía estar compuesto paritariamente por representantes públicos y privados del territorio. Nunca antes, en la comarca, se había trabajado con proyectos europeos y tampoco se había gestionado ningún proyecto ni iniciativa con la participación decisoria (no sólo consultiva) de los distintos agentes socioeconómicos locales. Este planteamiento fue aceptado por los representantes políticos que lideraban un proceso con una normativa clara y una inyección económica vital para el desarrollo del territorio. Por este motivo se creó un organismo autónomo que gestionaría la Iniciativa Comunitaria Leader, compuesto por representantes políticos del Consell Comarcal (a su vez representantes políticos de los municipios de la comarca) y representantes de los agentes sociales y económicos del territorio.

Analizándolo desde la perspectiva actual, este modelo de gestión publico-privado, que hoy en día es claramente aceptado como una herramienta positiva, supuso para la Conca de Barberà un avance significativo en el tiempo. Posteriormente, el mismo organismo autónomo gestionó la Iniciativa Comunitaria Leader Plus 2000-2006, incorporando otros servicios y herramientas de promoción económica y apoyo a los emprendedores basados en el “Programa de Desarrollo Rural de la Conca de Barberà 2000-2006”.

A partir de este momento la Iniciativa Comunitaria Leader desaparece como iniciativa comunitaria y se incorpora a los Programas de Desarrollo Rural autonómicos, pasando el organismo autónomo a dejar de gestionar directamente ese recurso. Su aplicación durante los períodos 1994-1999 y 2000-2006 dejan, no obstante, una experiencia de gestión público-privada muy positiva que la comarca decide aprovechar. Así, se acuerda no disolver el ente para que siga trabajando con la misma metodología aunque sin el recurso económico de la Unión Europea que había iniciado el proceso.

El Organismo Autónomo de Desarrollo redacta entonces el “Programa de Desarrollo de la Conca de Barberà 2007-2013” tomando la decisión de seguir trabajando con el mismo modelo participativo, aunque ya no fuera un imperativo legal, adaptando su Consejo de Administración a la realidad de ese momento pero manteniendo el partenariado de toma de decisiones entre representantes públicos y privados locales. Esta metodología se aplica transversalmente a la gestión del ente y a sus proyectos concretos.

Hasta ahora, he subrayado principalmente la importancia de esta metodología de gestión participativa más que detenerme a explicar la estrategia de desarrollo de la Conca de Barberà. Creo, sinceramente, que es mucho más importante este proceso que la definición en si de la estrategia de desarrollo, pudiendo concluir que la estrategia del territorio se basa de manera destacada en su gestión participativa entre el espacio público y privado. De todos modos, se exponen a continuación brevemente las líneas estratégicas del actual “Programa de Desarrollo de la Conca de Barberà 2007-2013”.

Línea Estratégica 1: Adaptación de las estructuras de gestión, con especial orientación a la promoción económica

Esta línea estratégica se planteó para diseñar actuaciones que favorecieran la consolidación de las estructuras técnicas de promoción económica a nivel comarcal y poder disponer de recursos humanos suficientes para gestionar programas específicos de apoyo a la dinamización empresarial. A veces es difícil explicar que la primera línea estratégica se orienta a incrementar o consolidar recursos humanos a favor de la gestión, pero se creyó que era fundamental disponer de un equipo humano suficiente para desarrollar todo el programa.

Línea Estratégica 2: Mejora de la Ordenación del Territorio con una óptica de competitividad y sostenibilidad para la comarca

Contempla la realización de acciones para impulsar una Ordenación Territorial con visión comarcal y supra comarcal, con una orientación a la preservación del territorio, paisaje y calidad de vida, adaptando las herramientas de ordenación y mejora de las condiciones de vida de los núcleos de población. Así mismo se incluyen actuaciones para la mejora de las infraestructuras de comunicaciones, acciones para la movilidad sostenible, y mejoras de las redes de servicios para la competitividad del territorio y el impulso de la planificación y la gestión medioambiental.

Línea Estratégica 3: Mejora de los recursos humanos y la dinámica emprendedora

Esta línea estratégica y la siguiente se centran en las principales acciones orientadas a la promoción económica local, sugiriendo acciones de adaptación de los planes de formación de los recursos humanos, la promoción del tejido empresarial, el apoyo a las iniciativas emprendedoras, y el impulso de la localización ordenada de nuevas actividades industriales.

Línea Estratégica 4: Consolidación de las dinámicas de diversificación de la actividad económica

Se planificaron acciones de valorización de productos agrarios, productos típicos locales y artesanía, además de la actualización de las estrategias turísticas, complementarias al plan de fomento turístico de la Ruta del Cister, y la mejora de la competitividad del comercio y de los servicios en el contexto social y territorial.

Línea Estratégica 5: Mejora del bienestar y de la calidad de vida según las necesidades actuales

Finalmente, esta línea estratégica pone el énfasis en las políticas de Bienestar Social y la mejora de los equipamientos públicos y vertebración sociocultural.

No es el lugar apropiado para desagregar los objetivos de cada línea estratégica ni para la totalidad de acciones que contempla la estrategia de desarrollo de la comarca. Pero, como ejemplo significativo, comentaré brevemente el proceso de implementación de las incubadoras de empresas en la Conca de Barberà, dentro de la línea estratégica 3, de mejora de los recursos humanos y la dinámica emprendedora. Entre las acciones que se contemplaron en dicha línea estratégica, destaca la creación de una incubadora de empresas del sector vinícola para apoyar a jóvenes emprendedores que quisieran iniciar su actividad económica en la elaboración y comercialización de vinos, un sector estratégico de la comarca. El proyecto recuperó un edificio histórico en desuso, sede de la primera cooperativa agrícola del Estado español, y se realizaron inversiones para que los emprendedores pudieran iniciar su actividad económica de forma temporal, sin excesivos riesgos, para en un futuro poder establecer y crear su propia bodega.

Este proyecto innovador de incubadora de empresas, más allá de trasladar al mundo rural un proyecto de ámbito principalmente urbano, se integra en el territorio dando respuestas a sus necesidades de producción autóctona y especializada. El Viver de Celleristes de la Conca de Barberà2 es gestionado por el Organismo Autónomo de la Conca de Barberà, pero dispone de una comisión de gestión, conformada por un representante del Organismo Autónomo, por un representante del Ayuntamiento de Barberà de la Conca (municipio donde se ubica), un representante de la Cooperativa Agrícola de Barberà de la Conca (propietario del edificio que cedió gratuitamente), un representante de los productores de vinos de la comarca y un representante de los propios usuarios de las instalaciones. Como vemos, el partenariado de gestión público-privado se repite y se incorpora tanto a nivel de estrategia como de gestión, ejecución y gestión diaria.

Como conclusión, deseo enfatizar que en la estrategia de desarrollo de la Conca de Barberà, aparte de sus líneas estratégicas, objetivos y actuaciones concretas, tiene una vital importancia la metodología participativa público-privada en su definición, gestión y ejecución. Todo ello desarrollado en un horizonte temporal continuo y a largo plazo, sin establecer ni priorizar el resultado inmediato.


1 http://ec.europa.eu/agriculture/rur/leader2/rural_europe

2 http://viverdecelleristes.concadebarbera.cat