Inicio / Noticias / La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma

La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma

La Oficina de Economía Social del Ayuntamiento de Madrid se despide después de dos años trabajando para dar a conocer una economía al servicio de las personas y del cuidado de la vida.

Hemos trabajado para hacer presente y accesible la Economía Social y Solidaria a toda la ciudadanía de Madrid: colaborando con el tejido socioeconómico de los distritos y participando en las Ferias de Empleo, Procesos Comunitarios, Ferias de asociaciones u otros eventos; asistiendo a centros educativos de secundaria, bachillerato, formación profesional y universidades para impartir sesiones formativas a los y las estudiantes; respondiendo a peticiones de asociaciones e iniciativas comunitarias para dar a conocer una fórmula de acceso al empleo que además busca democratizar nuestro modelo económico. Hasta 1.846 personas han participado en este tipo de actuaciones.

Hemos mantenido reuniones con multitud de agentes, desde el Parque Científico de Madrid hasta la Fundación Talentum o el Campus Google, con la finalidad de mostrar también entre aquellas entidades más alejadas de la Economía Social que es posible hacer economía pensando en el bien común.

Hemos prestado especial atención a las necesidades financieras del tejido productivo de la Economía Social. Para crecer y fortalecerse, nuestras empresas y organizaciones necesitan acceder a crédito en condiciones justas, por lo que hemos mantenido reuniones con multitud de agentes financieros, desde aquellos más próximos a la Economía Social como Fiare o Coop57 hasta Ibercaja o el Banco Sabadell, con la finalidad de hacer sensibles a estas organizaciones financieras a las singularidades de las empresas y organizaciones de la Economía Social madrileña. En esta misma dirección, hemos organizado 2 eventos para dar a conocer diferentes fórmulas de financiación y 9 actividades formativas específicas; hemos difundido hasta 44 convocatorias de ayudas y subvenciones de las administraciones locales, regionales, estatales y europeas; hemos elaborado 2 guías de agentes financiadores y de recursos de financiación para difundir todo lo aprendido entre las organizaciones de la Economía Social y Solidaria madrileña, para facilitar su acceso a la financiación y su fortalecimiento y consolidación.

Hemos participado hasta en 24 eventos, sobre todo en Madrid, pero también en Atenas o Bilbao, para dar a conocer el trabajo que estaban realizando las OES y contactar con agentes clave con los que poder buscar fórmulas de colaboración.

Hemos contactado y conversado con 52 experiencias de Buenas Prácticas estatales e internacionales, para conocerlas con detalle, darlas a conocer en Madrid y explorar las posibilidades de replicabilidad y transferencia de sus proyectos a nuestro territorio.

En el último año hemos trabajado con especial atención para acercarnos al comercio local, con Chamartín y Moratalaz especialmente, aprendiendo del esfuerzo que hacen estos pequeños comercios por mantenerse y por dar vida a nuestros barrios. Hemos acercado a estudiantes de secundaria y formación profesional a estos comercios para tomar conciencia de su trabajo y su aportación esencial al mantenimiento de barrios vivos. Apostando por el compromiso con el entorno y el arraigo de los proyectos al territorio como uno de los principios esenciales de la Economía Social y Solidaria.

Hemos buscado la manera de estar presentes en la universidad y la formación profesional, en los entornos formativos donde la juventud se proyecta como profesional, para que la Economía Social y Solidaria sea una opción laboral y emprendedora real para los y las estudiantes, que mañana crearán empresas comprometidas con los principios de la justicia social y la sostenibilidad de la vida.

Nos hemos ido celebrando toda esta energía organizando dos eventos internacionales, uno sobre Cultura y Economía Social y Solidaria y otro sobre Educación y Economía Social y Solidaria que “nos han puesto las pilas” porque todavía queda tanto por hacer…

Hemos puesto toda nuestra energía al servicio de la ciudadanía madrileña, para que, juntas, tomemos conciencia y nos ilusionemos con nuestra capacidad de transformar una realidad económica injusta y que nos sintamos capaces de influir para promover un modelo económico que pone en el centro a las personas y el cuidado de la vida.

Toda esta energía ha cambiado Madrid, quizá hoy no lo vemos con claridad, pero ahí está la semilla y seguro dará fruto, porque así es la naturaleza.

Toda esta energía, con el final de este proyecto no desaparece, no se destruye, solo se transforma. Seguimos en las redes de Economía Social y Solidaria de la ciudad.