Inicio / Noticias / El Ayuntamiento y las empresas de inserción renuevan el Plan de Inclusión Sociolaboral, que generó 68 contrataciones en 2016

El Ayuntamiento y las empresas de inserción renuevan el Plan de Inclusión Sociolaboral, que generó 68 contrataciones en 2016

Entidad promotora

Ayuntamiento de Zaragoza

El Plan de Inclusión Sociolaboral del Ayuntamiento de Zaragoza fructificó el año pasado en la contratación de 68 personas con dificultades para encontrar empleo en el mercado laboral. Es el balance del convenio entre el Consistorio zaragozano y la Asociación Aragonesa de Empresas de Inserción (AREI), que por quinto año consecutivo han renovado este acuerdo con el objetivo de seguir favoreciendo la inclusión laboral de las personas más desfavorecidas.

La concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia, el presidente de AREI, Carlos Lazaga, y el jefe de la Oficina Técnica municipal de Empleo, Jesús Alquézar, han presentado hoy el nuevo Plan de Inserción Sociolaboral 2017 que se ha puesto en marcha con un presupuesto de 930.000 euros, de los que el Ayuntamiento aporta 920.000 y AREI los restantes 10.000 euros.

El beneficio social esperado del programa es de 1,48 euros de retorno por cada euro invertido por el Ayuntamiento de Zaragoza, que es el beneficio social que, en Aragón, genera cada puesto de trabajo en una empresa de inserción.

Las personas integradas en estos programas realizaron en 2016 un total de 237 actuaciones en espacios públicos de la ciudad, con prácticas laborales en colaboración con diversos servicios municipales, como la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad, la Casa de la Mujer, el Patronato Municipal de Educación y Bibliotecas, la Casa de las Culturas, los Centros de Convivencia de Mayores, los Centros Cívicos, las Escuelas Artísticas, el Servicio de Instalaciones Deportivas, el Servicio de Juventud o Zaragoza Vivienda, entre otros. En 2017 se espera aumentar esta cifra hasta las 400 actuaciones aproximadamente.

El mantenimiento de solares, la rehabilitación de viviendas de alquiler social, el montaje de stands, las tareas de pintura en instalaciones deportivas o el acondicionamiento de jardines son algunos ejemplos de estos trabajos.

Los procesos de selección del personal se llevan a cabo en colaboración con el programa municipal Zaragoza Incluye, y tienen que ser en su totalidad personas con certificado de estar en proceso de inserción social, emitido por los Servicios Sociales. El 96% de los trabajadores de inserción contratados procede de los Centros Municipales de Servicios Sociales, el otro 4% de los programas de los Servicios Sociales especializados.

En cuanto a la satisfacción por las tareas realizadas, en el último año, se pueden resumir así:

  • El 80,43% % de los servicios están satisfechos o muy satisfechos con las actuaciones realizadas, y otro 17,5% están razonablemente satisfechos.
  • El 98 % volvería a trabajar con la misma empresa de inserción.
  • Prácticamente, el 100 % participaría de nuevo en el Plan de Inserción Sociolaboral.

Mediante este programa, Ayuntamiento y empresas de inserción unen sus fuerzas para mejorar la empleabilidad de las personas con dificultades de inserción sociolaboral, desarrollando para ello itinerarios personalizados en el puesto de trabajo en una Empresa de Inserción con un acompañamiento social, en los que se aborden diversos aspectos como la formación y cualificación profesional, la capacitación y experiencia laboral, y otros aspectos de mejora personal y familiar.

De esta forma, estos procesos abordan no solo aspectos como la formación y cualificación profesional, la capacitación y experiencia laboral, sino también otras cuestiones igual de relevantes en la consecución y mantenimiento de un empleo como la estabilidad personal y familiar. Por ello, para este trabajo se cuenta con empresas de economía social y se busca el beneficio a la comunidad a través de la mejora de espacios de utilidad o uso público.

El objetivo final de estas actuaciones es que, tras pasar por el Plan de Empleo, estas personas consoliden una mejora de su calidad de vida con su inserción laboral en el mercado normalizado.